El control remoto del barco no es algo exclusivo para los grandes yates, aunque es cierto que son las embarcaciones de más alta gama los que tienen sistemas más complejos y más susceptibles de control. En la anterior entrega vimos controles de seguridad y vigilancia, con una sencilla cámara, y sistemas de control de humedad, temperatura y agua en sentina, con sensores que detectan, avisan e incluso actúan.

Todos los controles que tenemos a bordo pueden actuar por sí solos, es decir, a partir de una señal detectada pueden realizar una acción, mediante un relé o enviando una señal a un equipamiento preparado para actuar. Esta “acción-reacción” ya está inventada desde hace muchos años, incluso antes de la aparición de internet. Por ejemplo, un sensor de agua en sentina puede ejecutar la acción de activar una bomba de achique, o un sensor de temperatura puede activar la calefacción, el aire acondicionado o poner en marcha un ventilador. Estos procedimientos son muy sencillos y casi no requieren de tecnología. Los tenemos en la mayoría de electrodomésticos. Las neveras no siempre tienen el compresor en marcha. Disponen un sensor de temperatura que accionan o paran el compresor para mantener la temperatura seleccionada en la nevera. Estos mismos sensores que hasta hace poco se limitaban a accionar “algo”, ahora van más allá y envían información a un centro de control que puede estar en la nube, el cual toma la decisión de accionar o no un equipamiento. Si tomamos el mismo ejemplo de la nevera, el mismo sensor que pone en marcha el compresor, ahora envía información a una aplicación que tenemos en nuestro móvil, con el fin de informarnos de su temperatura y dejar que seamos nosotros los que decidamos, remotamente, subir o bajar la temperatura de la nevera. En verano, por ejemplo, podemos mantener la nevera a una temperatura de mantenimiento, pero el dia antes a embarcarnos nos gustaría tener las cervezas bien frias. Y de la misma forma que hablamos de la nevera lo podemos hacer con la calefacción, el aire o cualquier otro equipamiento.

El control de estos sensores lo haremos remotamente, pero para ello necesitamos que esas “cosas” estén conectadas a Internet. Para ello volvemos al concepto que tanto hemos nombrado en anteriores entregas, IOT, Internet Of Things (Internet de las cosas). Este concepto que nos invade cada vez lo tenemos más asimilado, y es básico para poder controlar la domótica del barco, de casa o de cualquier ubicación.

Publicado en el número 31 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Comments

No one has said anything yet.

Leave a Comment

© Copyright Jose Maria Serra Cabrera. All Rights Reserved.