Posts Tagged ‘wifi’

El concepto domótica en general significa “casa que funciona sola”. Viene de “domus”, (casa en latín) y tica (automática). Si lo trasladamos a un barco tendremos que trabajar en sistemas que podamos automatizar a bordo, sea cual sea el tamaño de la embarcación. Lógicamente se me ocurren muchas más aplicaciones para el barco de Steve Jobs que para una pequeña embarcación, pero veremos que hay utilidades que nos pueden ir bien en todas las esloras.

Publicado en el número 30 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

N&Y-INFORMATICA A BORDO- Cap 83 – DOMOTICA EN EL BARCO (I)

 

En la anterior entrega definimos los tipos de redes inalámbricas, frecuencias, canales y versiones del protocolo WiFi. Tras analizar los diferentes escenarios posibles, y tras “sufrir” los problemas de las interferencias y velocidades, llegamos a la conclusión de pasarnos a la frecuencia de 5GHz, teniendo en cuenta que tendremos que variar el despliegue respecto a las redes convencionales. Dejando las redes 2,4GHz para redes pequeñas, casi domésticas, con poca concentración de vecinos. En un puerto o club náutico habitualmente la confluencia de redes es enorme, excepto si se encuentra aislado de la población y de otros puertos, por lo que las dificultades para dar buen servicio aumentan.

Nos vamos a centrar sólo en redes 5Ghz, teniendo en cuanta que esta versión no traspasa paredes con la misma facilidad que las redes antiguas. Esta desventaja se compensa con la desaparición de los problemas de interferencias y el aumento de velocidad.

Publicado en el número 29 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

N&Y-INFORMATICA A BORDO- Cap 82 – REDES INALAMBRICAS II

Está claro que no podemos vivir sin una conexión a internet, ni siquiera cuando nos escondemos en calas desiertas donde decimos “que bien estamos aquí solos”. Pero si nos damos cuenta que estamos sin cobertura ya tenemos un problema con la tripulación. Uno salta quejándose que no tiene cobertura, el otro no puede colgar sus fotos de Instagram y a los adolescentes se les han acabado los datos y buscan a quien robarle gigas por la tripulación. Es en ese momento cuando el capitán se da cuenta que lo que necesita es ir a puerto, pero no para repostar agua, gasoil y cargar baterías. ¡No, no… es para repostar datos!

Este verano coincidimos varios capitanes tomando unas copas en una cala del sur de Menorca. “¿Qué tal la tripulación? ¿Cómo lo lleváis?” “Estamos desesperados, no quieren calas bonitas, quieren calas con cobertura”, ese es el resumen de la conversación.

El Capitán de uno de ellos decidió ir al día siguiente a puerto para que la tripulación adolescente le deje en paz. Si lo que quiere el capitán es recargar pilas en un fondeo, lo que busca ahora la tripulación es recargar datos y eliminar la ansiedad que tienen los adictos a la red.

puerto

Buscamos un puerto y lo primero que hacemos después de pedir las amarras es pedir la clave del Wifi, sin duda. Y la siguiente acción del Capitán es coger a los más listos y buscar un buen restaurante en tierra, mientras el resto de la tripulación enfermiza con sus redes sociales.

¿Qué pasa al volver al amarre? “Papá, no me va el WiFi, no tira, me salen tres rayitas en la señal, pero no me puedo bajar nada”

Eso me suena. Es lo que nos encontramos en casi todos los puertos. Llamas al canal 9 para resolver la “urgencia dramática” y te viene un marinero diciéndote que como no te acerques a Capitanía no te va a funcionar bien y que dentro del barco no pierdas tiempo porque no tendrás cobertura.

Y es que tener WiFi ya no es una garantía de conectividad. Las redes inalámbricas han pasado a ser una “selva” de antenas donde no manda el más fuerte ni el que tiene más antenas. Hemos llegado a un colapso de frecuencias debido a la cantidad de puntos de acceso por metro cuadrado. Si hacemos una búsqueda de antenas en el móvil ¿cuántas redes nos salen?

Publicado en el número 28 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

ny-informatica-a-bordo-cap-81-redes-inalambricas-i

carfi_1024

Los aficionados a la Náutica buscamos en la navegación esa tranquilidad y desconexión que no tenemos en el día a día. Navegamos, soltamos velas, pescamos, fondeamos, descansamos y soñamos con ese aislamiento del entorno. Incluso nuestro mejor fondeo es siempre en la cala más escondida, aislada y de menos afluencia. Cuanto más difícil sea llegar por tierra a esa cala, más nos gusta, y cuando más aislados nos sintamos, todavía mejor.

Pero cuando estamos en ese momento de “desconexión” y comprobamos que el teléfono pone “sin servicio” nos entran todos los males del mundo. Nos damos cuenta que no sabemos estar desconectados. Queremos pero no podemos ¿alguien se lo explica? ¿porqué ocurre ese fenómeno? No se entiende, pero reflexionando podemos encontrar una explicación. Estamos tan enganchados a la era de la información y la comunicación que somos incapaces de no saber qué está pasando en el resto del mundo. Tenemos una dependencia enorme de esa información en tiempo real que nos estamos perdiendo, ya sea por el hecho de no poder recibir llamadas, o por no saber nada sobre las previsiones meteorológicas o simplemente por no saber lo que “se cuece” en los grupos de chat a los que pertenecemos.

El móvil ha pasado a ser en una herramienta fundamental a bordo, entre otras cosas porque se ha convertido en el teléfono del barco, igual que en casa o en el trabajo tenemos nuestro teléfono convencional.

No hace muchos años los puertos ofrecían a los barcos la posibilidad de instalarles una línea de voz o fax en la torreta del pantalán, con el fin de tener un número de teléfono convencional. Estas necesidades desaparecieron con la llegada del móvil y de las comunicaciones de datos inalámbricas que ofrecen los puertos a través de los servicios WiFI.

Publicado en el nñumero 19 de la Revista Nautica & Yates Magazine:

N&Y-INFORMATICA A BORDO – Cap 72 – TELEFONIA A BORDO

Uno de los problemas habituales con la conexión a Internet en los puertos es que la señal WIFI que nos llega a bordo es muy débil, y más si tenemos el equipo en la mesa de cartas, lugar habitual de trabajo. Aunque ya hemos citado este tema en varias entregas, la conectividad WIFI en los amarres es cada vez es más demandada por los barcos. Aumenta la necesidad de conexión y la aumenta la velocidad requerida por el usuario. Pero no en todos los escenarios es posible disponer de la mejor velocidad de conexión, en algunos casos porque la linea ADSL que compartimos en el Club Náutico no es muy potente y en otros porque la señal que nos llega al barco es débil.

El primer caso, línea ADSL de baja calidad, es algo habitual en muchos puertos. Al estar el puerto separado de la cuidad, los operadores no tienen un cable de calidad que llegue hasta la zona del Club Náutico, por lo que las líneas suelen ser muy lentas. En este caso sólo podemos esperar que el puerto o el operador quieran invertir dinero en una buena línea, como puede ser fibra óptica.

En el segundo caso, si la señal que nos llega al barco es débil, podemos pedir al puerto que aumente la señal, y si ya emiten con la máxima potencia permitida, podemos reforzar nuestra recepción en el barco.

wifiabnac

El éxito de las redes inalámbricas ha hecho que se masifique en muchas zonas, coincidiendo varios puntos de acceso en la misma zona de emisión, provocando numerosos conflictos de frecuencias.La conectividad WiFi trabaja en alta frecuencia, sobre los 2,54Ghz con 13 “canales” opcionales, siendo teóricamente los más bajos los que deberían dar más alcance.

Cuando tenemos conflicto de canales, no se resuelve emitiendo con más potencia, ni poniendo más repetidores. Se soluciona haciendo una búsqueda de canales libres, y si está todo el espectro ocupado, intentar usar el que nos llegue con peor calidad, para disminuir conflictos. La comparación es fácil, si dos puertos que estan juntos usan el canal 9 de radio para sus comunicaciones, tendrán un conflicto seguro. No se soluciona emitiendo más fuerte o gritando más por la radio, sería peor. La solución es que uno de los puertos use el canal 8 y el otro el 9. Con el WIFI pasa lo mismo, si tenemos conflicto de señal, la calidad bajará bastante, por lo que el emisor debe intentar solucionarlo.

Ese es el esquema de frecuencias dispoibles, donde se puede ver el solapamiento de señales:

canales
Si en el puerto ya no pueden aumentar la señal, por motivos técnicos o legales (hay un límite legal de potencia) tenemos que buscar soluciones en nuestro barco para recibir mejor la seña. Vamos a ver alguno de ellos:
  • Instalar un “Repetidor Wireless” que capte la señal y la redistribuya en nuestra embarcación. Con este equipo ya no tendremos que estar buscando por la cubierta del barco la mejor señal  para poder conectarnos a internet. Lo ponemos en cubierta, lo configuramos en menos de 5 minutos y ya podemos bajar a la mesa de cartas a trabajar. Es compatible con tecnologías 11b/g/n de cualquier router de cualquier marca, por que se podrá conectar a la red WIFI del puerto sea cual sea su tecnología. Mejora la cobertura,  elimina zonas sin señal e incluye 4 puertos 10/100 para conexión de dispositivos. Su precio aproximado es de 50€. Más información de este producto en  http://www.netgear.es/productos/consumo/wireless-range-extenders/wireless-range-extenders/WN2000RPT.aspx

  • Otra opción, si no queremos instalar más equipos, es usar un dispositivo externo USB, combinado con un alargo de máximo 3 metros. Recomiendo ponerlo en cubierta, sacándolo por una lumbrera, por el tambucho … de forma que busquemos la mejor vista posible de dicho dispositivo hacia la antena emisora del puerto.  A pesar que todos los portátiles llevan WiFi incorporado, al trabajar dentro del barco, ganaremos señal si ponemos el USB en cubierta. Es importante elegir bien la marca de este dispositivo. Recomiendo COMPEX o NETGEAR, por ejemplo.

USBABG-p

  • Y la última opción de mejora consiste en optimizar el dispositivo WIFI que tenemos integrado en el equipo. En muchos casos, la mayor o menor potencia de nuestra conexión nos la dará el chipset del dispositivo que usemos, dicho de otra forma, las “tripas” de nuestro equipo. Aunque todos trabajan con la norma estándar 802.11b/g, las diferencias entre unas y otras marcas son realmente notables.  Es importante que estemos siempre atentos a tener el último driver del dispositivo que usemos. Para esto debemos conectarnos de vez en cuando a la página web del fabricante y comprobar que disponemos de la última versión del driver. En muchas ocasiones estas actualizaciones mejoran considerablemente las prestaciones del equipo. Además podemos cambiar unos parámetros de la configuración del dispositivo de forma fácil entrando en la configuración del dispositivo WIFI: Buscar las opciones de “Power management” y “Transmit power” y poner los máximos valores que nos ofrezca.

Más información sobre Conectividad WiFi en los artículos publicado en los números 225, 226 y 227 de la Revista NAUTICA, correspondiente al meses de febrero, marzo y abril del año 2008.

INFORMATICA A BORDO – Cap 25 – Conectividad WiFi _I_

INFORMATICA A BORDO – Cap 26 – Conectividad WiFi _II_

INFORMATICA A BORDO – Cap 27 – Conectividad WiFi _y III_

José María Serra

  • El sensor GRF 10 proporciona información sobre la posición del timón, ofreciendo así mayor tranquilidad al navegante gracias a que permite al piloto automático una maniobra más efectiva
  • Con el adaptador Wi-Fi el usuario disfrutará de la aplicación Garmin BlueChart® Mobile pudiendo enviar de forma inalámbrica los datos desde su dispositivo Apple® al GPS Plotter

Enero de 2013.- Garmin, líder mundial en navegación por satélite* ha puesto a la venta dos nuevos dispositivos creados para mejorar la experiencia de la navegación a los usuarios. Se trata del sensor de ángulo de timón GRF 10, que permite realizar maniobras más uniformes, y el kit de adaptador Wi-Fi náutico para Garmin BlueChart® Mobile, que ofrece conectividad inalámbrica entre el GPS Plotter y los dispositivos Apple®.
“En Garmin no dejamos de innovar para mejorar nuestros productos y ofrecer nuevos dispositivos que cubran las necesidades de los navegantes, siempre con la seguridad como principal objetivo. Con el sensor GRF 10 los usuarios tendrán un control mucho más exhaustivo del timón, lo que les aportará un plus de tranquilidad. Por otra parte, el adaptador Wi-Fi les proporcionará la máxima comodidad a la hora de planear y crear rutas” explica Salvador Alcover, Director Comercial y de Marketing de Garmin Iberia.

Sensor de ángulo de timón GRF 10

GRF10

Este nuevo sensor, conectado con el piloto automático GHP™ 12, proporciona información sobre la posición del timón con el fin de detectar y evitar maniobras bruscas durante la navegación. Así, el usuario podrá tener una mayor tranquilidad al realizar las maniobras de salida, atraque o navegando a velocidad reducida.
El GRF 10 utiliza un sensor magnético para transmitir información, disminuyendo el desgaste y eliminando la fricción que provocan otros tipos de sensores. El brazo del GRF 10 está conectado al timón de la embarcación y transmite al navegante información sobre la posición del mismo, sin tener que volver la vista atrás. Así, el GRF 10 permite realizar maniobras más uniformes y evitar una compensación excesiva.
Kit de adaptador Wi-Fi náutico

Wifi Adapter
Con este adaptador, el navegante disfrutará de la aplicación Garmin BlueChart® Mobile planeando y creando rutas de forma remota, marcando puntos de interés favoritos y enviando los datos de forma inalámbrica al GPS Plotter, ya que conecta las unidades de las series GPSMAP® 4000, 5000, 6000, 7000 con los equipos Apple® iPad®, iPhone®  y iPod®.
Garmin BlueChart® Mobile ofrece a los navegantes las amplias características y precisión de datos de su formato habitual, pero permitiendo planificar las rutas con más comodidad, en cualquier lugar y momento antes de subir a la embarcación.
Una vez el usuario haya zarpado, el adaptador permite compartir la ubicación GPS del dispositivo Apple® que se utilice para “seguir el barco” a lo largo de su ruta de forma inalámbrica. De esta forma, los pasajeros pueden conocer con precisión la trayectoria y la posición de la embarcación desde cualquier lugar de la misma.
PVR GRF 10: 249,99 euros
PVP Adaptador Wi-Fi: 199 euros

HUBBAX es capaz de proporcionar internet mientras usted navega, llegando a operar hasta 20mn de la costa (supeditado a la calidad de la señal).

Uso especial para embarcaciones de todo tipo. De media proporciona 2Mb de descarga y un punto de acceso wi-fi, para conectar cualquier dispositivo en el barco. Equipo resistente al ambiente marino.

El precio del equipo preparado para ambiente marino (HUBBAX) tiene un precio de 875€+IVA.

El modelo de tierra (HUBBA) tiene un precio de 495€+IVA

Más información en  hubbax nota prensa

Sportnav 2012, SL

Pol. Ind.  El Regàs  –  c/ dels Oficis, 23 – 08850 GAVA (Barcelona) – CIF B64217615 – Tel.  902 10 85 85 – Fax. 93 662 66 59

Thuraya presentó ha presentado en el GITEX de Dhubai el perfecto complemento de su exitoso teléfono vía satélite Thuraya XT. El XT-Hotspot es un router WiFi tamaño bolsillo que crea una zona WiFi en un radio de unos 30 m. Ideal para usar a bordo.

XT-hotspot Brochure

El XT-Hotspot es el único en su género ofreciendo conectividad plug&play para acceder a Internet de forma inalámbrica con las más altas velocidades en transmisiones de móvil por satélite. Puede llegar a 60 kbps (en vez de los habituales 9.6 kbps) en cualquier lugar del planeta.
El XT- Hotspot utiliza el conector GmPRS del teléfono portátil vía satélite Thuraya XT, un modelo entre los más populares y robustos en su categoría. El router crea entonces una red de unos 30 m. de radio donde múltiples usuarios pueden conectar simultáneamente sus iPad, laptops, tablets o smartphones para acceder a Internet.
El nuevo router XT de Thuraya se alimenta con una batería recargable y la compañía todavía no ha anunciado su precio ni los plazos de entrega de las primeras unidades.

La transmisión de datos por Wifi es algo indispensable en los entornos náuticos. Un puerto no se puede poner “estrellas de buen servicio”  sin aportar un buen sistema Wifi a sus embarcaciones.

El estándar que estamos usando actualmente es el 802.11g, y en algunos casos el 802.11n. Ya se quedó atrás el pionero 802.11b, con una velocidad incial de 11Mbps.

La versión “g” alcanza los 54Mbps y la “n”, bajo buenas condiciones llega a los 300 Mbps.

La nueva versión “ac” llegará a los 1000 Mbps, es decir, 1Gbps. De momento está en fase de desarrollo, pero se comenzará a trabajar y experimentar durante este próximo año 2012, con fecha de lanzamiento prevista para el 2013.

Una de las dudas que nos planteamos los navegantes es es saber si para los entornos náuticos necesitaremos tanta velocidad. El uso actual en un 95% es para acceso a internet y correo electrónico, algo que con el standar 802.11g tenemos más que suficiente. Lo que nos interesa es tener un caudal estable, con mejor aislamiento de usuarios cuando comparten canal, con el fin de no perder velocidad y rendimiento.

Veremos el éxito de este nuevo standar. La versión 802.11n no ha tenido mucha acogida debido a la estabilidad que ya ofrece su predecesor.

Más información sobre Conectividad WiFi en los artículos publicado en los números 225, 226 y 227 de la Revista NAUTICA, correspondiente al meses de febreto, marzo y abril del año 2008.

INFORMATICA A BORDO – Cap 25 – Conectividad WiFi _I_

INFORMATICA A BORDO – Cap 26 – Conectividad WiFi _II_

INFORMATICA A BORDO – Cap 27 – Conectividad WiFi _y III_

José María Serra

¿Como podemos optimizar nuestra conexión Wifi? Vamos a ver de forma resumida algunos consejos.

En caso de detectar que nuestra red Wifi es lenta debemos seguir estos pasos:
–          Cambiar el canal de emisión, con lo que cambiaremos la frecuencia
–          Forzar la conexión sólo a equipos G. Todos ofrecen por defecto accesos A/B/G y N. Si forzamos la conexión en el punto de acceso sólo a G aumentaremos las prestaciones ya que el Punto de Acceso trabajará a una sola velocidad. La opción de N (máxima velocidad) no es necesaria para el entorno en el que trabajamos.
–          Usemos la antena que necesitamos. Si es demasiado potente lo único que conseguiremos es tener más solapamiento de canales, y por tanto menor velocidad. Hay que saber dimensionar la potencia. Mayor potencia no significa mayor velocidad.

Cuando nos conectamos de forma inalámbrica lo hacemos en una frecuencia determinada asignada por el emisor de datos, “Punto de Acceso”. Nosotros como Cliente Wifi, nos “enganchamos” a su frecuencia enviamos y recibimos los datos por la “autopista” creada en la conexión.

El éxito del WiFi ha hecho que se masifique en muchas zonas, coincidiendo varios puntos de acceso en la misma zona de emisión, provocando numerosos conflictos de frecuencias.La conectividad WiFitrabaja en alta frecuencia, sobre los 2,54Ghz con 13 “canales” opcionales, siendo teóricamente los más bajos los que deberían dar más alcance.

Los canales 1, 6 y 11 no se solapan con los demás (ver gráfico), por lo que teóricamente deberían ser los mejores, pero también son los más usados por defecto por la mayoría de dispositivos. Si trabajamos en una frecuencia nosotros solos, la velocidad efectiva será mucho mayor, ya que el “solapamiento” con otras redes hace que los paquetes de datos tengan que retransmitirse en repetidas ocasiones para alcanzar su destino.

Para saber qué canales están libres podemos ayudarnos de aplicaciones gratuitas disponibles en Internet. La más famosa y la que uso personalmente es NetStumbler.

Podemos obtenerla de esta dirección: http://www.netstumbler.com

Con esta aplicación podremos ver todas las redes que tenemos a nuestro alcance, su potencia, el canal que usan, su sistema de seguridad, su potencia emitida … Nos será muy útil para elegir un canal o incluso para ver si podemos conectarnos a alguna red libre.

Para obtener la mejor cobertura en el barco, mi consejo es usar siempre un dispositivo externo, que podamos colocarlo en el exterior dela embarcación.

La mejor opción la tenemos en este equipo repetidor Wifi (ver entrada publicada el pasado 3 de octubre: http://www.informaticaabordo.com/2011/10/ampliar-la-senal-wifi-que-nos-llega-a-bordo/)

Si no disponemos de este equipo, podemos usar un dispositivo USB, combinado con un alargo de máximo3 metros. Recomiendo ponerlo en cubierta, sacándolo por una lumbrera, por el tambucho … de forma que busquemos la mejor vista posible de dicho dispositivo hacia la antena emisora del puerto.Todos los portátiles traen actualmente WiFi incorporado, pero la idea es que trabajemos con él dentro del barco, por lo que la extensión USB nos permitirá trabajar dentro y tener la antena fuera, ganando sensiblemente cobertura.En muchos casos, la mayor o menor potencia de nuestra conexión nos la dará el chipset del dispositivo que usemos, dicho de otra forma, las “tripas” de nuestro equipo. Aunque todos trabajan con la norma estándar 802.11b/g/n, las diferencias entre unas y otras marcas son realmente notables. También es importante que estemos siempre atentos a tener el último driver del dispositivo que usemos. Para esto debemos conectarnos de vez en cuando a la página web del fabricante y comprobar que disponemos de la última versión del driver. En muchas ocasiones estas actualizaciones mejoran considerablemente las prestaciones del equipo.

Si podemos limitar la velocidad de acceso y bajarla comprobaremos que nuestra cobertura y calidad de señal aumentará considerablemente. Cuanta más velocidad seleccionemos, menor distancia de emisión. Y en nuestro escenario a bordo lo que necesitamos, la mayoría de los casos es navegar por internet, por lo que por mucho que lleguemos al punto de acceso a altas velocidades luego nos encontraremos con el cuello de botella de la salida ADSL.

Podemos ampliar esta información sobre WiFi en estos articulos publicados en la revista Nautica:

INFORMATICA A BORDO – Cap 25 – Conectividad WiFi _I_

INFORMATICA A BORDO – Cap 26 – Conectividad WiFi _II_

INFORMATICA A BORDO – Cap 27 – Conectividad WiFi _y III_

Jose Maria Serra

 

 

 

© Copyright Jose Maria Serra Cabrera. All Rights Reserved.