Archive for the ‘Artículo publicado en Nautica&Yates Magazine’ Category

El primer QUATIX de GARMIN fue lanzado hace ya unos años, en el 2013, y supuso una novedad en el control de la navegación desde la muñeca. Era un reloj dedicado exclusivamente al entorno náutico, con alguna función adicional básica multideportiva, pero con opciones para ésto limitadas y sencillas. Para los que practicamos otros deportes necesitábamos tener otro reloj adicional para el resto de las actividades.

Con el lanzamiento de la gama FENIX 3, GARMIN ya incorporó en la versión náutica QUATIX 3 todas las funciones multideporte de la gama FENIX, además de las capacidades Náuticas heredadas de primer modelo, pero con mejoras importantes en el software. Con este cambio ya podíamos pasar a tener un solo reloj para todo, y con las máximas prestaciones para cada entorno. De hecho, el QUATIX 3 no dejaba de ser un FENIX 3 “marinizado”, con caja y cristal reforzado y una correa azul que lo distinguía de la otra gama.

Del primer QUATIX saltaron a la versión 3, y luego 5 y 6. Curiosamente se saltaron las versiones 2 y 4. Este “salto” de número suele ser habitual en lanzamiento de productos de muchas marcas, por decisiones de marketing. Por ejemplo, Microsoft pasó de Windows 8 a 10, olvidando la versión 9. Igual que Apple también obvió en iPhone 9.

En 2017 Garmin lanzó el QUATIX 5, con un salto importante en prestaciones, tamaño y duración de la batería respecto a la versión a anterior. Ahora la nueva versión 6 tiene un aspecto muy similar al 5, pero con mejoras técnicas importantes, algo que hace que realmente valga la pena lanzarse a por el nuevo modelo.

Publicado en el número 50 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

Desde la aparición del Covid 19 han cambiado mucho las cosas en nuestras vidas. Lamentablemente, este virus se ha cobrado la vida y la salud de demasiadas personas, y en todo el mundo. Y además de afectar a la salud, nos ha obligado a cambiar muchos hábitos en nuestro día a día. Entre otras cosas, el confinamiento provocado por el estado de alarma nos ha llevado a todos a encerrarnos en nuestras casas, en nuestros domicilios, y porque no en algunos casos en nuestros barcos.

Este inesperado escenario ha obligado a la mayoría de las empresas a habilitar el trabajo para sus empleados. Y los usuarios, también de forma obligada, han tenido que aprender herramientas de teletrabajo, que en muchos casos no habían utilizado nunca, o si lo hacían era de forma puntual y ocasional o para salir del paso en vacaciones o fines de semana.

Pero ahora este formato de trabajo a distancia se ha convertido en una necesidad, en un medio necesario para todas las empresas, para todas las personas, durante demasiados días como para que sea incómodo, lento y engorroso.

Llegar a equiparar al 100% el sistema de trabajo de la oficina con el de otra ubicación es complicado, pero acercarse al 99% hoy en día sí que es posible. Las Nuevas Tecnologías, los sistemas basados en la nube y las plataformas de movilidad facilitan mucho conseguir este objetivo.

¿Cómo consideramos que un sistema de teletrabajo es óptimo? ¿Qué parámetros debemos tener en cuenta para saber si el sistema adoptado es el óptimo? Sin duda el mejor escenario será el que más se acerque a ese 100% de equivalencia con desempeñar el trabajo en el puesto habitual en la empresa.

Publicado en el número 49 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

La seguridad es algo que nos preocupa a todos, ya sea en nuestro hogar o en nuestra embarcación. El miedo al robo o a la ocupación hacen que las empresas de seguridad y vigilancia estén de moda y crecimiento continuo. Este miedo está llevando a empresas y particulares a contratar sistemas de seguridad basadas en videovigilancia. Estas empresas instalan sus sistemas consistentes en sensores de presencia y cámaras con detección de movimiento. Detrás de este equipamiento se contrata un servicio con una cuota mensual, generando alertas que llegan a la empresa de seguridad a tiempo para avisarnos al momento y tomar acciones rápidas, como puede ser llamar a la policía.

Este temor de seguridad todavía no ha llegado de forma masiva a los barcos, pero los casos de robos son cada vez más habituales, tanto en el amarre habitual como en fondeos o puertos donde acudimos como transeúntes.

La instalación de sistemas de vigilancia en el barco la podríamos hacer con estas empresas, como si se tratara de una casa, con una cuota mensual, pero también tenemos la opción de realizar nosotros la instalación, de forma muy económica y sencilla, y no necesitaremos pagar ninguna cuota mensual ni contratar ninguna empresa.

Para poder crear nuestro sistema de vigilancia simplemente debemos instalar cámaras con sensores de detección de movimiento, y gestionarlo todo desde el móvil con una sencilla APP.

Los puertos y clubes náuticos suelen tener sus sistemas de seguridad basados en personal interno y en algunos casos con cámaras repartidas por todas las instalaciones y pantalanes, pero la mayoría de estas cámaras son sólo de grabación para su revisión en caso de registrar algún incidente, pero en ninguno de los casos, por un tema de privacidad, no van a estar grabando lo que pasa en nuestro barco. En caso de incidente o robo, podemos solicitar la revisión de las imágenes grabadas, pero no nos avisarán de forma preventiva.

Publicado en el número 48 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

Las nuevas tecnologías nos traen mejor tiempo, eso es algo que los navegantes ya tenemos comprobado. Y así es. La posibilidad de disponer el móvil y en cualquier momento los mejores partes meteorológicos hace que sea mucho más fácil acertar en las decisiones a bordo, o casi es mejor decir que ahora es más difícil equivocarnos, y que si lo hacemos es por no hacer caso a la tecnología. En muchos casos desobedecemos lo que la información nos está aconsejando, por culpa, casi siempre, de esas prisas que nunca debemos tener en el mar.

Cuando se trata de salir a dar una vuelta cerca del puerto tenemos suficiente con la observación local, o como mucho mirar el parte más cercano, el del tablón informativo de capitanía, o incluso lo que nos digan los vecinos o la marinería del puerto. Un cambio de tiempo nos dejará siempre margen para volver a amarre. En muchos casos nos dicen que eso de “por la tarde se complica y entra levante”, y lo que hacemos es salir a media mañana a desplegar las velas o mover el motor y volvemos a la hora de comer a buen recaudo. En esos cortos espacios de tiempo, el riesgo es mínimo, y sabemos que el amarre lo tenemos a tiro en cuanto ya vemos asomar el primer borreguillo o las primeras nubes feas en el horizonte.

Pero si la travesía es más lejos, comenzamos a buscar partes por todas las fuentes posibles. Cuanto más larga va a ser la singladura más información necesitamos. Y si en salidas corta buscamos información en los paneles del puerto, ahora esa información ya no es suficiente. Necesitamos disponer de todos los datos posibles para procesarlos y que nos ayuden a tomar la decisión de zarpar o esperar un día más. Esos datos los tenemos hoy en el móvil, con unas aplicaciones que son cada vez más completas, más precisas y fiables.

¿Existe alguna APP que adivine siempre el tiempo?

No existe la APP perfecta, porque no todas las APPS tienen las mismas fuentes ni procesan los datos de la misma forma, y por tanto los resultados no son los iguales en todas las aplicaciones de consulta. Si existiera la APP perfecta, no tendríamos tanta oferta como tenemos ahora. La “predicción perfecta” es la que tenemos que crear nosotros a partir de las aplicaciones que seleccionemos. Porque si todas las fuentes que consultamos coinciden, el resultado que cocinemos tendrá una probabilidad muy alta de éxito.

Para poder crear nuestro parte meteorológico necesitamos disponer de las mejores APP’s. Esta selección de aplicaciones es la que propongo en esta entrega, después de años probando y cotejando previsiones con la realidad encontrada en el mar.

He elegido sólo cuatro aplicaciones, y no creo que necesitemos más. Son cuatro APP’s con las que he aprendido a crearme un escenario que en los últimos años me han ayudado a acertar casi en un 100%.

N&Y-INFORMATICA A BORDO – Cap 100 – EL PARTE METEO MÁS PRECISO CON SÓLO CUATRO APPS

Publicado en el número 47 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

Los ordenadores portátiles se han impuesto a los equipos sobremesa en los últimos años. En los inicios de la informatización de empresas y hogares sólo se contemplaba la compra de un PC normal, en formato sobremesa o torre con su monitor, teclado y ratón, entre otras cosas por el precio, ya que el inicio de la propuesta de los equipos portables era muy caro. Tener un portátil era casi un lujo al alcance de pocos. Y si además buscábamos algo ligero, el precio todavía más elevado.

Con el paso del tiempo esto ha ido cambiado, hasta el punto de darle la vuelta totalmente. Las principales marcas comenzaron a invertir más en equipos de movilidad que en sobremesa, algo que arrastró también a los fabricantes de componentes, sobre todo de procesadores, para fabricar chips mucho más ligeros y con menos necesidades de refrigeración.

El gran problema de los procesadores de altas prestaciones eran los ventiladores y disipadores de calor que debían llevar acoplados, algo que hacía imposible su adaptación a portátiles que demandaban poco tamaño y menos peso.

Todos los portátiles tienen el problema de la temperatura que deben soportar sus componentes en un espacio muy reducido y sin entradas ni salidas de aire para su refrigeración. Si cogemos un procesador de un equipo sobremesa veremos algo parecido a la siguiente imagen. El chip es sólo el 5% del volumen del kit que componen el procesador, el disipador, el ventilador y los anclajes. ¿Cómo ponemos esto en un portátil?

Debido a este motivo de diferencia de componentes, el rendimiento de un portátil es siempre inferior a un equipo sobremesa. Lo que ocurre es que, en muchos escenarios, como puede ser en un barco, esa diferencia de rendimiento no la vamos a notar, y las ventajas que supone el espacio que ocupa y su alimentación, hacen que la elección de un portátil se la mejor opción.

En el caso que usemos el equipo para grandes cálculos matemáticos, diseño gráfico, AutoCAD o juegos con gráficos muy exigentes, siempre es mejor comprarnos un equipo fijo, pero si lo que queremos es un trabajo ofimático normal, manejar ficheros, correo, navegar y ver cartografía náutica, con un portátil tenemos todas las necesidades cubiertas.

Además, necesitamos desplazar el portátil de la mesa de cartas a la bañera, a un camarote, o sentados en cualquier sitio de la cubierta, llevarlo de casa al barco, y del barco al despacho. Y ahí lo tenemos todo junto, el ocio y el trabajo.

¿Qué portátil elegir?

Publicado en el número 46 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

Llevo varios años haciendo el ejercicio de preguntar en todos los puertos donde he recalado qué servicios son los primeros que piden los barcos tras el atraque. Se trataba de saber qué preguntaba la tripulación tras poner un pie en el pantalán. Los servicios que piden no son la marinería, ni los lavabos, ni la electricidad, ni el agua, ni el restaurante … es la contraseña del WIFI. Parece surrealista, pero en el 90% de los puertos me han dado esta respuesta.

El problema es que también me han reconocido en esos puertos que el WIFI no funciona bien y que la valoración de los socios y transeúntes es muy baja.

A pesar de ello, siguen preguntando siempre donde hay mejor cobertura, y se apelotonan en las zonas del puerto donde “hay más rayitas en el wifi”. Y no es un fenómeno de adolescentes, también ves a los mayores buscando esa cobertura.

¿Tan difícil es tener un buen servicio WIFI en un puerto?

Es fácil y sólo es cuestión de tener ganas de hacerlo bien e invertir un poco en infraestructura de calidad. El primer consejo es no confiar esta tarea a los operadores (Movistar, Vodafone, Orange u otros …). Los operadores deben simplemente proveer de una buena fibra óptica, y nada más. El resto ya se debe encargar a empresas especializadas, por mucho que digan que “ya te lo montamos todo”.

Publicado en el número 45 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

De la misma forma que para muchos navegantes es más divertido preparar la travesía y planificar las vacaciones que cuando realmente las disfrutamos, también lo es buscar, pensar e imaginar qué gadgets nuevos vamos a incorporar al barco este año. Llenar el barco de “cachivaches y juguetes” es un entretenimiento que produce el mismo efecto. Un catálogo en nuestras manos o una buena web de gadgets puede ser adictivo y nos puede tener horas enganchado, poniendo y quitando cosas en la lista de deseos, y llenando y vaciando la cesta hasta que nos decidimos por algo, o quizás por nada.

Actualmente hay muchas páginas dedicadas a estos usuarios que nos consideramos “frikis” de la tecnología, y alguna de ellas destacan por la cantidad de inventos que pueden llegar a tener, con artículos originales e inéditos. No son tiendas dedicadas sólo a tecnología, tienen de todo. Una de las tiendas más atractivas es FANCY. Es una tienda online que sólo publica cosas inéditas. Es una web creada en Nueva York, donde muchos vendedores pueden compartir sus productos. Navegas de forma muy rápida viendo imágenes de productos, uno tras otro, siempre originales y sorprendentes. Puedes pasarte horas visualizando sin parar productos diferentes a lo que podemos encontrar en otras tiendas on-line. Fancy también tiene aplicaciones móviles para iPad, y Android.

Publicado en el número 44 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

En el reciente congreso de móviles (MWC) celebrado en Barcelona, se pesentaron, más que ningún año, equipos denominados rugerizados. Son equipos todoterreno, resistentes a golpes, caidas, suciedad, agua, temperaturas extremas, vibraciones y en general entornos duros como puede ser el entorno marino. Y cada vez tienen más éxito. Son usados no sólo para trabajos en entornos profesionales duros, sino para el uso diario habitual, o en nuestro caso, para los que llevamos el móvil a bordo.

A todos se nos ha caido alguna vez el móvil al suelo, y en muchos casos la pantalla se ha roto, como mal menor. Y a los navegantes se nos ha mojado, se nos ha caido al mar, al dingui al embarcar en un fondeo, o simplemente en una escorada ha resbalado y aparece en el suelo.

Los smartphones son equipos cada vez más precisos, con más prestaciones, y a la vez más delgados y delicados, y por supuesto más caros. ¿No sufrimos cuando llevamos a bordo un móvil de mil euros? O aunque sea de menos.

Lo que acabamos haciendo es comprar fundas resistentes, protectores de pantalla, protectores de agua para el verano … hasta convertirlo de forma artificial en un móvil rugerizado. ¿No es mejor comprar ya directamente un móvil rugerizado de verdad?

Los móviles “resistentes a todo” son cada vez más habituales, como principal equipo del dia a dia o como segundo móvil. En mi caso tengo dos móviles, ambos con el mismo número, con un duplicado de tarjeta que me proporciona el operador. En condiciones de trabajo normal llevo el móvil principal, más ligero, más delicado. Pero los fines de semana, o cuando salgo a hacer deporte o a navegar, apago el iPhone y me llevo el móvil Caterpillar, a prueba de todo, de caidas, de golpes, de agua, de tierra, de pisadas … indestructible, y me da igual si se me cae, si lo golpeo o si lo piso. Y tengo todas las funciones, llamadas, correo, whatsapp, localización … nada que envidiar al iPhone.

Publicado en el número 43 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

El congreso tecnológico más esperado del año que se celebra en febrero en Barcelona nos presenta siempre muchas novedades que podemos aplicar en nuestro entorno náutico. En cada edición aparecen tecnologías y productos que, sin estar pensadas inicialmente para este fin, encuentran un hueco importante para situarse en un sector minoritario, y en muchos casos olvidado, donde la tecnología cada vez es más importante.

El MWC ha pasado de ser un evento dedicado al “móvil” a ser un certamen dedicado a las novedades tecnológicas en general, a la conectividad, a los servicios en la nube, la inteligencia artificial, el internet de las cosas, la robótica y a los “startups”. Incluso el sector del automóvil está presente con vehículos destinados al “carsharing” que nos invadirá en poco tiempo.

No por esta diversidad deja de ser el mejor escaparate para que todos los fabricantes, excepto Apple, presenten sus primicias anuales y compitan por atraer al visitante que sigue acudiendo a este congreso buscando cual será su siguiente móvil.

Es un certamen internacional, con presencia de multitud de paises, tanto en exposiciones como en visitantes.

La visita al MWC es obligada para los que estamos en el sector de las Nuevas Tecnologías, y más con el privilegio de celebrarse en España. Esperemos sea por mucho tiempo.

Para los que estamos en este mundo, la sensación de entrar en el Mobile World Congress es similar a la de un niño cuando entra en DisneyWorld. Entras con la boca abierta por lo que ves, y sales pensando que te han faltado horas o dias para disfrutarlo todo.

El MWC es una dimensión desconocida a la que te vas amoldando a medida que paseas por los ocho enormes e inacabables pabellones, todos llenos de novedades. En el primer recorrido por todos ellos te acabas perdiendo ante la cantidad de nuevas tecnologías y nuevas dimensiones que te acechan por los pasillos. Es como un parque temático donde sabes que no te da tiempo de entrar en todas atracciones. Necesitas como mínimo de un segundo dia para profundizar e informarse en los temas que realmente me interesan.

En esta segunda vuelta reservo unas horas para dedicarlo a ver novedades que puedan ser útiles para el secor náutico. Pero es curioso que cada año, en alguno de los stands donde me acerco y explico la aplicación nautica de veo en el producto que presentan, me dicen eso de “pues no habiamos pensado en este sector…”.

Publicado en el número 42 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

Aunque pensemos que ya está todo inventado, cada día aparecen aplicaciones con utilidades y novedades que hasta la fecha no creíamos posibles. Las webs han pasado a ser informativas y su espacio lo ha ocupado el comercio electrónico y las aplicaciones verticales, es decir, especializadas en un sector y en una determinada función. Esta especialización y diferenciación es el único hueco que puede encontrar una APP que pretende ser algo en una selva de millones de aplicaciones.

En entregas anteriores hemos ido seleccionando aplicaciones útiles para el sector náutico, la mayoría orientadas a la cartografía y a la meteorología. Ambos campos son los más usados a bordo. En cartografía hemos ido viendo como Navionics ha ido copando todo el mercado, compitiendo, entre otras con BlueChart, el sistema de cartografía de Garmin. Ambos sistemas disponían de su propia APP y era difícil decantarse por alguna de las dos, ya que ambas ofrecían prestaciones y detalles similares.

En octubre del año 2017 Garmin anunció la compra de Navionics, y ahí se acabó la pelea de los dos grandes. Cliff Pemble, presidente y CEO de Garmin afirmó que “Combinando los contenidos de Navionics con los de Garmin BlueChart®, podremos ofrecer la mejor cobertura disponible en lo que respecta a amplitud y profundidad a nuestros clientes del sector náutico. En el futuro planeamos mantener la marca Navionics y continuar asistiendo a los clientes Navionics existentes”.

En el resultado de esa compra quien ha salido reforzado es el usuario, ya que ahora tenemos a dos grandes compañías preocupadas por tener la mejor aplicación de cartografía.

Navionics dispone de su APP Boating, y además ha desarrollado, en la mayoría de los casos con medios propios, el archivo mundial más grande de cartas náuticas de navegación para mares, ríos y lagos.

La aplicación de siempre, Boating, ya no está operativa, y aparece la nueva APP “Boating mares y lagos”. Para los usuarios que teníamos subscripciones y datos en la primera, se transfieren de forma automática a la nueva aplicación.

En este link tenemos toda la información renovada:

https://www.navionics.com/acs/apps/navionics-boating

Con la subscripción anual podemos descargar siempre las capas cartográficas actualizadas para uso sin conexión y tendremos acceso a las funciones avanzadas. Tenemos que escoger nuestra zona de navegación y abonarlo anualmente. El coste varía según la zona. Por ejemplo, la zona de “Central & West Europe” supone una cuota anual de 30,99€.

Vamos a considerar la APP de cartografía como la principal para navegación, y la completaremos con otras aplicaciones que nos convertirán nuestro móvil o tableta en un complete equipo de navegación.

Publicado en el número 41 de la revista NAUTICA & YATES Magazine

© Copyright Jose Maria Serra Cabrera. All Rights Reserved.